Turismo sostenible y centros históricos entre las prioridades de Río+20

david portilloPor: David Portillo, estudiante de historia UniAndes y voluntario Barranquilla+20.

Debido a la implementación de políticas de sostenibilidad urbana en las últimas dos décadas, Bogotá fue escogida por ONU-Hábitat como sede de los Diálogos de alto nivel en sostenibilidad urbana, adelantados los días 9,10 y 11 de agosto de este año. En la cumbre se dieron cita distintos académicos, empresarios, funcionarios públicos, activistas y demás interesados para compartir ideas. Como representante de Barranquilla +20 tuve la oportunidad de asistir a dos páneles: Desarrollo local y el turismo sostenible, políticas, acciones y prácticas, y Revitalización y renaturalización de centros históricos. A continuación les comparto un poco de lo tratado en el evento.

En cuanto al turismo, a escala global, según cifras de la Organización Mundial del Turismo, traspasan fronteras internacionales alrededor de mil millones de viajeros anualmente. El gasto de estos viajeros viene también en aumento desde hace varios años a un ritmo de un 5% aprox. Para sacar provecho de esta actividad económica se habló en el panel de la importancia para las comunidades de reconocer cuáles son sus atractivos culturales y naturales así como del conocimiento del mercado, es decir aquellos visitantes potenciales. Más que vender, la sostenibilidad en el sector turístico implica identificar temas clave como el turismo en masa, el cual puede poner en riesgo el patrimonio de distintas maneras, financiación de los planes debido a que se necesita una inversión inicial, actividades alternas ya que, usualmente, las ganancias grandes son el largo plazo, cuidado de los ecosistemas, buen manejo de los residuos, entre otros.

En el panel de centros históricos se habló de muchas cosas, unas más técnicas que otras, pero en general podríamos hablar de peatonalización de calles, adecuación del espacio público con inmobiliario atractivo para el disfrute (iluminación, bancas, fuentes, etc.), arborización, limitación del acceso de automóviles, atracción y mantenimiento de residentes y actividades económicas de bajo impacto, tales como comercios o restaurantes.

En este mismo espacio, José María Ezquiaga, arquitecto español con amplia experiencia en la recuperación de los centros de Madrid y Bogotá, resaltó la importancia de la comunidad en los procesos de planificación urbana ya que de ella pueden surgir ideas potencialmente exitosas. Citó el caso de la High Line de Nueva York, antigua vía de tren en la ciudad que fue transformada en un jardín elevado a petición de sus vecinos. Asimismo, llamó a los jóvenes a estar al tanto de estos asuntos ya que en un futuro, si no ya, nos va a tocar “tomar las riendas”.

Así como internacionalmente se realizan eventos como este, a nivel local también deben hacerse acciones pertinentes en aras de la sostenibilidad urbana. En Barranquilla hay distintos grupos de personas que se preocupan por una ciudad sostenible, entre ellos Barranquilla +20.