Cine foro: Mes de la Biodiversidad

Cine foro mes de la  Biodiversidad 22 de mayo

Cine foro mes de la Biodiversidad 22 de mayo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el marco de la celebración del Mes de la Biodiversidad, el pasado 22 de mayo, en las instalaciones del Museo de Arte Moderno de Barranquilla, la organización Barranquilla+20 organizó un cine foro de la película “La sed del mundo”, de los directores franceses Thierry Piantanida, Baptiste Rouget-Luchaire y Yann Arthus-Bertrand. El evento, alrededor de la temática de la crisis del agua en el mundo, contó con la presencia de jóvenes de la ciudad y miembros del grupo Visión Mundial, quienes a partir de experiencias y anécdotas, aportaron ideas de cómo salvar al planeta de la actual crisis que se vive por la falta de agua y cómo mitigar el daño hasta ahora causado. Este será el primero de una serie de cine foros a realizarse en la ciudad, con el objetivo de crear consciencia de la actual situación del medio ambiente y animar a la juventud del Caribe colombiano a proteger la biodiversidad.

Autora: Dina Herrera

Anuncios

Reflexiones del Foro Latinoamericano del Carbono

David Portillo, Bogota DC.

“No hay territorios condenados sino territorios sin proyectos”

Carl Bernadac, codirector de la Agencia francesa para el desarrollo

Nuevamente tuve la oportunidad de asistir como representante de Barranquilla +20 a un evento de relevancia para el desarrollo sostenible. En esta ocasión se trató del Foro Latinoamericano de Carbono, realizado en Bogotá los días 03,04 y 05 de septiembre de este año. Tuvo la participación de representantes tanto del sector público como privado de organizaciones como Ministerio de Transporte de Colombia, Banco de Desarrollo de América Latina, Agencia francesa para el Desarrollo, entre otros.

En el panel de Ciudades y cambio climático, en el cual Ricardo Montezuma, director de la fundación Ciudad Humana, participó, se discutieron varios puntos específicos pero la idea general podría ser diseñar ciudades para la gente. La planificación en el proceso de construcción de ciudad es fundamental, ya que en la mayoría de los casos resulta mucho más costoso suplir las deficiencias de un barrio informal que haberlo concebido desde un principio con los servicios necesarios, señaló Martha Castillo, moderadora del panel y ejecutiva del Banco Latinoamericano de Desarrollo.

El panel de Energías renovables resultó un tanto provechoso en tanto que giró en torno a las Acciones de Mitigación Nacionalmente Apropiadas (en adelante “NAMA”), término que desconocía hasta ese momento. Básicamente son una figura jurídica creada en la cumbre de Copenhague 2009  por la cual los países desarrollados firmantes se comprometieron a apoyar proyectos de mitigación de gases de efecto invernadero en países en vías de desarrollo. Fueron varios NAMAs expuestos en el panel, a saber:

  • Producción de electricidad a partir del gas metano producido por la descomposición de residuos porcinos en Cuba
  • Expansión de parques eólicos en Uruguay, país que aspira en el 2030 a satisfacer la mitad de su demanda de energía con fuentes renovables
  • Modernización de las cementeras en República Dominicana para reducir sus emisiones, y

–          Reciclaje de residuos en actividades industriales a través de la formalización de recicladores así como colaboración de empresas en el mismo país.

Sobre el transporte urbano se habló de tópicos bastante interesantes que debemos tener en cuenta al momento de pensar ciudad. Juan Camilo Florentino, representante del Ministerio de Transporte de Colombia, destacó varios puntos importantes relacionados con este tema en nuestro país:

  • Separación entre planeación urbana y planeación de transporte, cuando ambas áreas están íntimamente relacionadas en tanto que el futuro de una ciudad está definido en gran parte por los medios de transporte de sus habitantes
  • Percepción errada en la mayoría de la población de que los problemas de movilidad se solucionan con más vías construidas. Si está idea fuera cierta Bogotá, ciudad de enormes autopistas, sería un paraíso en cuanto a transporte pero resulta lo contrario. Por supuesto, no se trata de atacar sistemáticamente la construcción de vías, en algunos casos, como los barrios informales de la ladera occidental de Barranquilla, son fundamentales para la llegada de servicios tales como ambulancias, patrullas, etc.
  • Falta de buena medición. En muchos casos, comentaba el experto, los alcaldes tienen a medir los logros de sus gobiernos con los kilómetros construidos de vías sin tener en cuenta muchísimos otros factores.
  • Excesiva dependencia de combustibles fósiles, los cuales son en Colombia la principal fuente de energía. No sólo por ser recursos limitados sino porque deterioran enormemente la calidad del aire en las ciudades.

– Ciertas conductas ciudadanas son también un problema, bien sea vivir lejos del lugar de trabajo o estudio, desperdicio de espacio al viajar solo en el carro, irrespeto de leyes de tránsito, entre otros.

Quisiera destacar a manera de opinión personal lo bonito de este tipo de eventos. Al asistir, uno se da cuenta de que somos muchas las personas preocupadas por el desarrollo sostenible, unos con más interés por ciertos aspectos que otros, pero falta muchísimo por hacer.

¡A echar pa’lante que no estamos solos!¡que aunque parezca difícil sí se puede!

¿Crisis Económica vs Desarrollo Sostenible?

“El hombre no es quien gobierna hoy, sino las fuerzas que ha desatado”

José Mujica, Presidente de Uruguay

RIO+20, Junio de 2012

Imagen

La dinámica actual de los Estados en el sistema internacional se está orientando hacia una encrucijada en torno a la generación de riqueza a costa del detrimento ambiental de nuestro planeta. La pasada Cumbre de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible (RIO+20) celebrada en Rio de Janeiro, Brasil, reafirma la falta de compromiso de los Estados de querer emprender verdaderas acciones en pro del medioambiente, la ausencia significativa de Estados Unidos en este foro multilateral, deja aún serios cuestionamientos sobre cuáles son las acciones que se deben emprender de aquí en adelante hacia los próximos 20 años. Si bien es cierto, la crisis económica global que ha venido afectando gran parte de los países de la Eurozona y de Estados Unidos es de mucha importancia para el mundo económico, hoy las prioridades hacia el futuro son otras. En el marco de RIO+20 “el futuro que queremos”, se debatieron grandes temas de importancia para un futuro mejor, éste gran foro multilateral representaba el punta de lanza para definir una ruta de trabajo para los próximos años con el fin de adoptar serias medidas para un buen desarrollo sostenible, que sumara voluntades políticas, esfuerzos económicos y compromiso social.

Sin embargo, el contexto internacional gira en torno al crecimiento de los mercados y al poder económico de muchos países en el mundo. Se habla del potencial económico de América Latina, las inversiones y los acuerdos comerciales de China y otros países asiáticos con esta parte del continente americano y las economías emergentes. Lamentablemente, la línea de tiempo se enfoca en estos aspectos netamente económicos y desdibuja la realidad y el contexto de un verdadero desarrollo sostenible a futuro. De otra parte, el sorpresivo discurso por parte de Uruguay en la Cumbre de Rio+20 fue un claro ejemplo de que el crecimiento económico sin una inversión en sostenibilidad expone el peligro de los países a contribuir a que el planeta vaya aún más en decadencia ambiental.

Por último, la declaración final deja serios cuestionamientos, puesto que reafirma el discurso pero no el compromiso real de las acciones que se deben emprender. Indistintamente, hay varios países que apuestan por un desarrollo tecnológico verde, una economía sostenible, un cambio a nuevos enfoques ambientales. Poco se conoce realmente sobre un liderazgo verde, por ejemplo la Unión Europea recoge ciertas virtudes sobre desarrollo de una economía verde, pero no define con claridad sus aportes en conjunto, debido a que los planes sobre economía verde están sujetos a los países miembros de la comunidad europea por separado. El compromiso real radica en la formulación de nuevos planes de desarrollo verde, creación de fondos nacionales e internacionales para constituir grandes proyectos ambientales, crecimiento económico verde, entre otros, que permitirán adoptar nuevos compromisos de cara a los próximos 20 años en los que se tengan que celebrar nuevamente la Cumbre de la Tierra.